Polainas de cuero

Uno de los materiales más nobles, duraderos y elegantes es el cuero natural. Las polainas de cuero de nuestra selección seguro te encantarán. Y si quieres saber más sobre este material sigue leyendo.

¿Qué es el cuero y por qué polainas de cuero?

El cuero, no es ni más ni menos que la piel separada del cuerpo de los animales, sometida a un procedimiento químico de curtido para quitarle pelos, lana y grasa. Mediante este procedimiento la piel se hace imputrescible, a la vez que conserva el colágeno y la hidratación, por lo que permanece resistente y flexible durante largo tiempo.

Según el animal de procedencia: equino, ovino, vacuno, etc., se producen cueros de diferentes grosores y flexibilidades, por los que unos son más adecuados para un tipo de producto que para otro. Aunque cada tipo de cuero tenga diferentes características, debes conocer los cuidados que necesitan para su conservación y limpieza, si quieres que tus polainas se mantengan lustrosas como el primer día. En el siguiente apartado te contamos como cuidarlas.

Cuidado de tus polainas de cuero

Vamos a darte unas pautas o recomendaciones sobre el cuidado del cuero, que podrás utilizar tanto para tus polainas como para cualquier complemento de piel que utilices:

  • Limpieza. Nunca uses agua ni jabones de lavado de ropa. Puedes pasarles un paño húmedo para quitar el polvo y la suciedad que haya quedado adherida, y poco más. En el mercado encontrarás productos específicos para la limpieza del cuero que podrás aplicar.
  • Lejos del calor. Debes mantener tus polainas alejadas de cualquier fuente de calor como el sol, radiadores, secadores, etc. Si por algún motivo se mojan deja que se sequen a temperatura ambiente. El calor puede cambiarles el color y resecarlas.
  • Hidratación. A la piel le sienta bien la hidratación, ya que así se mantiene la flexibilidad y se evita que se agriete. Existen productos específicos para ello, pero si no, el viejo truco de darles un poco de crema que no sea muy fluida funciona muy bien.
  • Guardado y almacenamiento. No metas tus polainas de cuero en bolsas de plástico, mejor utiliza bolsas de tela que tengan buena transpiración, o simplemente guárdalas en un cajón o armario sin envolver. El plástico asfixia la piel y puede provocar la aparición de moho.

Si sigues estos consejos podrás conservar tus polainas en buen estado durante muchos años. Merece la pena que las cuides bien, ya que la piel no es, precisamente, un material barato.

En nuestra tienda online de polainas, también podrás encontrar:

Polainas viboreras antimordeduras