Polainas medievales y antiguas

En esta sección encontrarás varias clases de polainas para obras de teatro y cualquier fiesta de disfraces o de época en la que quieras participar: polainas de romanos, de mosqueteros, de piratas…

[fusion_woo_shortcodes][product_category category=»polainas-medievales-y-antiguas» limit=»50″ columns=»5″ orderby=»date» order=»desc»][/fusion_woo_shortcodes]

 

Polainas, prendas y curiosidades medievales

Es curiosa la atracción que siente nuestra época por el Medievo europeo y su estética: fiestas medievales, mercadillos medievales, series medievales… Pero, ¿cómo fue aquella larga época? La Edad Media se sitúa entre finales del siglo V y finales del XV y es una etapa bastante compleja y no suficientemente entendida. Por supuesto, cada área geográfica tenía sus costumbres y modas dependiendo si estaban bajo dominio árabe o bajo influencia de los bárbaros del norte. La sociedad medieval estaba fuertemente estratificada, en función de la indumentaria y tocado de las personas, se podía averiguar a qué clase social pertenecía.

En esta etapa histórica, se abandona el uso de la túnica romana sin mangas, y se empiezan a confeccionar las ropas con mangas. Sin embargo, se continúa utilizando la clámide, prenda ligera hecha de lana, que llevaban a modo de capa los efebos y los soldados de caballería griegos. Posteriormente, los romanos la adoptaron también como vestimenta habitual y por su influencia, se extiende a Europa, aunque su tamaño se agranda. Los nórdicos introdujeron el uso prendas que cubrieran las piernas, ya que en la zona mediterránea de mejor clima no se estilaban. Estos utilizaban bragas, prenda similar a los pantalones actuales o calzas. Las calzas se decoraban con adornos y se sujetaban a la pantorrilla con cordones ceñidores. Las prendas eran confeccionadas por las mujeres.

Poca variedad de colores se usaba en la indumentaria masculina. Una curiosidad, es que cada lado del cuerpo llevaba un color diferente, es decir, lado izquierdo de un color y derecho de otro. Los nobles pigmentaban sus prendas en color rojizo. Las clases menos favorecidas, apenas teñían sus tejidos, utilizando las telas en su color natural. Vestían camisolas con manga, que no pasaban de la cadera. En verano no llevaban calzado y en invierno se ponían unos zuecos de madera que les servían de aislantes.

Los niños sólo usaban una saya, tipo de túnica a media pierna y no usaban calzado. Las mujeres vestían unas prendas parecidas a las de los niños, pero más largas: su indumentaria era poco variada. Los clases populares utilizaban materiales como lana, lino o pieles baratas para abrigarse.

Los ropajes de las clases nobles estaban teñidos por una mayor gama de colores y el largo de las prendas era mayor. En cuanto al tejido, las clases altas usaban tela de seda ricamente bordada y ribeteada con exóticas pieles, aunque eran habituales las de zorro y lobo. Las jóvenes llevaban un pequeño escote, pero la largura de su falda llegaba hasta el suelo. Los brazos se tapaban con una camisola de seda o lino. Los caballeros en el día a día vestían casi como sus siervos, pero con ocasión de festejos y celebraciones, se cubrían imitando la moda de los nobles del imperio de Constantinopla. Durante un periodo calzaban unas botas o zapatos de cuero con punta alargada, denominadas poulaine (polainas), que posteriormente fueron abandonadas por su falta de practicidad.

Conocer los enseres y utensilios de la vida cotidiana medieval, es más complicado. La mejor fuente es la pintura costumbrista de la época y los dibujos insertados en los códices, aunque estos suelen tener menor detalle que los cuadros. Una visita a algún museo especializado en pintura, textiles u objetos de la época nos aportará luz sobre esta atractiva etapa de la historia humana. Como nos han reiterado desde la infancia: el saber no ocupa lugar.

En nuestra tienda online de polainas, también podrás encontrar:

Polainas soldador industriales
Polainas caza y camuflaje
Polainas equitación e hípica
Polainas de cuero
Polainas nieve
Polainas con peso ejercicios